Félix Pérez Cardozo (1908-1952), arpista y compositor paraguayo, creó en 1948 una versión para arpa del Pájaro Campana.

    Su posible autor es D. José Iriarte de San Juan (arpista de las misiones) y Carlos Talavera sería el autor de una primera versión para guitarra que fue interpretada a su vez por el también guitarrista y compañero de Félix, Ampelio Villalba quien habría sido quien se la enseñó.

   Pero estamos ante un “arreglo” que gana con los años el rango de autoría. Félix Pérez Cardozo recuerda con las notas de su arpa el canto del “araponga”, un pequeño pájaro de plumaje blanco que habita en los bosques húmedos de Paraguay, Argentina y Brasil así como en otros países de Centro América.

    Una leyenda cristiana nos cuenta como nace el “pájaro campana”.

   El beato Roque González de Santa Cruz había levantado una pequeña iglesia. Cuando se hallaba colocando el badajo de la campana, fue atacado y muerto por los indios guaraníes a las órdenes del cacique Ñezu.

    Aunque la campana estaba sin el badajo comenzó a sonar misteriosamente y Tupá la transformó en un bello pajarito blanco que desde entonces persigue a los infieles con el sonido de su campana en recuerdo del jesuita martirizado.

    Éste pájaro recibe diversos nombres, tanto en castellano como en guaraní, según las zonas: “pájaro herrero”, “pájaro pong” o “pájaro campana” y se caracteriza especialmente por su canto que se asemeja al toque de las campanas o al golpe del martillo del herrero contra el yunque y que emite de forma espaciada al principio y que va aumentando en frecuencia poco a poco después; canto extremadamente fuerte que se oye a un kilómetro de distancia. Otro de sus sonidos recuerda el frotar de la lima contra el hierro. En sus cortejos nupciales, es capaz de emitir más de dos mil llamadas al día en las que hace un gran esfuerzo físico.

    He querido encabezar éste CD con dos obras onomatopéyicas de éste gran arpista y creador paraguayo al que profeso personalmente una inmensa admiración.

    Por lo demás, éste disco constituye para mi una especie de sumario o manifiesto de intenciones; varias áreas de trabajo que espero poder desarrollar y ofrecerles en el futuro.

 

 

                                                                                                                    DANIEL JORDAN